Logo pasodeaguaegra.org        

 

 
Tus Fotos - Un lugar en el mundo

Existe un lugar a lo largo del Paso de Agua Negra, geográfico, real, pero que idealizamos por las emociones que nos generan. Cuéntanos cuál es tu sitio, ese que te hace sentir bien porque es diferente a todos los demás.

Escríbenos a usuarios@pasodeaguanegra.org y describe tu lugar, detallando de qué se trata, por qué te gusta, dónde está situado, cómo se llega y todo lo que sientas; no olvides enviarnos una fotografía.


contacto@pasodeaguanegra.orgVanesa (San Juan – Argentina) nos cuenta:

Coquimbo paso de agua negra

Hay veces que podría describir mi vida con la simple síntesis de los sentimientos. Amor. Dolor. Nostalgia. Ese especie de sortilegio de recuerdos que hace doloroso su desapego. Hace algunos días conocí Coquimbo y a minutos de regresar, rehice un camino muchas veces antes recorrido. Bajé con el paso apresurado por Aldunate, y a mitad de camino entre Henríquez y Portales, se encontró conmigo nuevamente: el Paseo de la Estación Empalme. Me di cuenta que resumía a la perfeccion lo que sentía. El cambio del pavimento por baldosas Budnik, las luminarias de estilo inglés, las bancas de hierro fundido y la construcción a escala de una réplica de la ex estación de ferrocarriles. Es curioso que todo esté allí como antaño pero ya no sea lo mismo. Posiblemente esa es la esencia de los recuerdos y el secreto de su permanencia en nosotros. Esa tensa contradicción entre la alegría de lo vivido y la tristeza de tener que dejarlo. Ya lo dijo el poeta que es tan corto el amor y tan largo el olvido... Sentí así que el Paseo del Empalme tiene mucho de mí, y de todos, una forma velada de mantener viva las cosas que nos fueron buenas para que de alguna manera el tiempo no se las lleve totalmente.

A mediados del siglo XIX los ferrocarriles ingleses con destino a Ovalle y La Serena circulaban por la avenida principal de Coquimbo hasta la Estación del Empalme. En 1903, se iniciaron los trabajos de colocación del techo para resguardar al público de la intemperie. La estructura metálica originaria de Schneider y Cía., tan característica, había sido fabricada en Creusot, Francia.